Metodología DUCA

Emociones

DETECTAR FORTALEZAS, VALORES Y CAPACIDADES

Cuando pasamos por una situación de malestar, es importante identificar qué puntos fuertes vamos a aprovechar de nosotros para esa situación. De lo contrario, nos fijaremos en aquello que nos hace sentir mal y caeremos en situaciones de dependencia hacia otras personas, buscando ese apoyo o ayuda externa. Y yo puedo acompañarte y ayudarte, pero tu, eres el experto en ti (solo que a veces, hay muchas cosas que no tenemos presentes o se nos olvidan). Por ello, entre mis objetivos está el poder llegar a la mejor versión de ti, a tus propios recursos internos. Ya los tienes, solo que en este momento puedes no identificarlos o ser consciente de ellos.

En terapia, se trabaja con ejercicios de empoderamiento, identificando las fortalezas y capacidades que te permitan enfocar la situación o problema desde un lugar diferente, aprovechando las mejores partes de ti. Y remarcando cuáles son tus valores para que haya un equilibrio en tu vida.

DETECTAR FORTALEZAS, VALORES Y CAPACIDADES
UBICAR EMOCIONES Y SENSACIONES FÍSICAS EN EL CUERPO
SENSACIONES

UBICAR EMOCIONES Y SENSACIONES FÍSICAS EN EL CUERPO

Las emociones son reacciones neurofisiológicas, desencadenas por un estímulo interno o externo. Nos dan información de nosotros, de cómo estamos y cómo nos sentimos. Al mismo tiempo, emoción viene del latín emovere, que significa “movimiento hacia”. Por ello, las emociones nos empujan a movernos, a realizar una acción. Pero muchas veces no somos conscientes de que sentimos y de cómo lo sentimos. Y menos el efecto o desencadenante que tienen.

Las emociones nos transforman, pero a veces, nuestra necesidad de tener el control hace que esas emociones no se estén gestionando adecuadamente y suframos por ello.

Por ello, en las sesiones, trabajamos en:

  • Identificar, acoger y aceptar las emociones que hay en nosotros, lo que nos permitirá comprender lo que ocurre, porqué y para qué sucede y lo que eso conlleva en nosotros. Desde ahí, podremos transitarlas y transformarlas.
  1. Ubicar esas emociones en el cuerpo y reconocer sensaciones físicas. Las emociones tienen un efecto somático en el cuerpo. Muchas veces nos desconectamos del cuerpo no prestando atención a lo que sentimos físicamente y en esas sensaciones también obtenemos información.

 

A través de ejercicios de visualización y otros ejercicios corporales, estableceremos un puente entre ellas y nuestra mente.

creencias

CAMBIAR LAS CREENCIAS IRRACIONALES/LIMITANTES.

Según nuestras creencias y pensamientos, interpretaremos el mundo de una forma concreta y con ella, nuestro entorno. Darnos cuenta del modo en que estamos procesando esa información y del significado que le damos, nos permite tener la oportunidad de enfocarlo de otro modo. Y cambiando nuestra forma de verlo, cambiaremos la forma en que lo sentimos.

En nuestras creencias tenemos la opción de que ellas nos lleven al sufrimiento, o por el contrario, que nuestras creencias nos aporten paz. Una nos encadena, la otra nos permite sentirnos libres.

En terapia, realizo un trabajo de creencias, en el que a través de preguntas y de ejercicios de introspección, podrás cambiar las creencias que ya no tienen una utilidad y te generan ansiedad, rabia o tristeza, por otras que te hagan el camino más fácil y te permitan sentirte en paz.

Muchos de esos pensamientos que generan dolor, son pensamientos irracionales, disfuncionales, aprendidos, que podemos transformar hacia creencias más sanas que nos muestren otra visión de la realidad, que tal vez no vemos. Y esas creencias que incorporemos nuevas, nos permitirán enfocarnos hacia soluciones en lugar de hacia fuentes de malestar.

CUESTIONAR LAS CREENCIAS IRRACIONALES/LIMITANTES
APLICAR ALTERNATIVAS DE MEJORA Y SOLUCIONES
alternativas saludables de cambio

APLICAR ALTERNATIVAS DE MEJORA Y SOLUCIONES

Una vez hemos detectado fortalezas, valores y capacidades, hemos identificado las emociones que experimentamos ante un suceso, experiencia, situación, hemos ubicado las sensaciones consecuentes en nuestro cuerpo y hemos cuestionado y cambiado las creencias en las que entramos en bucle y nos causan malestar, desde la metodología DUCA, se aplican alternativas saludables de mejora, a través de pautas de trabajo y soluciones. Si seguimos haciendo lo mismo, difícilmente lograremos resultados diferentes. Por ello, es necesario aplicar recursos y herramientas que nos ayuden a cambiar y sobre todo a gestionar mejor los tres pilares anteriores.

Esta metodología, por tanto, se fundamenta y se basa, en una visión
integradora que incluya los tres pilares básicos: la mente – la emoción – el cuerpo
.

A lo que le llamo LAS TRES C (cabeza, corazón, cuerpo).

 

CABEZAIdentificación de las creencias, para transformar las creencias limitantes en creencias potenciadores que puedan generar una mayor autoestima y autoconfianza, en cualquier área de la persona (trabajo, relación con uno mismo, con los demás, ámbito sexual o de pareja). En este apartado, trabajaremos LO QUE PIENSAS de esa situación.

CORAZÓNGestión de las emociones, para que, a través de ejercicios prácticos puedan ser sanadas, aceptadas y transformadas. Aquí por tanto trabajaremos, LO QUE SIENTES.

CUERPO Conciencia corporal. La mayoría de veces, las emociones que no gestionamos se somatizan en el cuerpo. Identificarlas a través de la respiración, de técnicas de relajación y visualización, son claves para liberarlas y desbloquearlas. En este tercer apartado trabajaremos LO QUE PERCIBES.

Desde esta triple vertiente, la persona podrá lograr un equilibrio y un mayor estado de bienestar.

En ocasiones, no podemos elegir lo que nos sucede, pero sí tenemos ante nuestras
manos la oportunidad de elegir cómo queremos vivirlo.